Cheems: la angustiada mascota de la posmodernidad

Cheems: la angustiada mascota de la posmodernidad

Bernardo Monroy

Bernardo Monroy

Miscelánea

Todos los que convivimos en las redes sociales lo hemos visto: se trata de un perrito de raza Shiba inu, un poco pasado de peso, sentado de forma muy particular y esbozando lo que parece ser una sonrisa sarcástica. Su imagen, que se usa para los fines más diversos, se ha convertido en uno de los memes más populares y queridos de los últimos años. Desde luego, estamos hablando de Cheems.

Si te has preguntado cómo surgió y se popularizó este encantador perrito —que con sus frases, en las que se expresa intercalando la letra “m”,  te ha hecho reír o hasta reflexionar—, aquí te comparto un breve recuento del origen de una fotografía que le ha dado la vuelta al mundo y tiene mucho que decir.

El origen de Cheems

El origen

La historia de Cheems se remonta al año 2011, cuando el simpático perrito llegó al mundo y fue adoptado por una pareja de Hong Kong que lo bautizó con el nombre de Balltze y le dio una vida llena de cariño. Con el paso del tiempo, sus dueños decidieron crearle su cuenta de Instagram; en ese momento, era una más de las tantas que comparten fotos de mascotas y proliferan en internet.

Pero en junio de 2020 todo cambió: le tomaron una fotografía sentado, con la pose que todos conocemos y una mirada que parece ser entre desconfiada e inquisitiva; en unos días, la foto se había compartido por todos lados y tenía miles de likes. Hoy, la cuenta del simpático perrito tiene 527 mil seguidores y su popularidad va en aumento. Por cierto, el nombre de Cheems se debe a que le gustan las hamburguesas con queso o cheeseburguers, y se escribe mal de forma deliberada.

En una de sus muchas “personificaciones” comparte escenario con Doge, otro Shiba inu, antropomorfo y musculoso, que en realidad se llama Kabosu, es hembra, vive en Japón y tiene 16 años de edad. Esta imagen compara los rasgos de una generación y otra: el perro fuerte simboliza el carácter, las agallas y la resistencia, y el otro representa la inmadurez, la torpeza y, sobre todo, la ansiedad. Porque a Cheems todo lo pone ansioso: otros perros, la prisa, las tareas escolares y la vida misma.

Meme de Cheems

En este mundo en constante y vertiginoso cambio, el concepto de la ansiedad y la angustia no es cosa de broma: los seres humanos vivimos en una realidad que no podemos controlar y eso nos genera ansiedad. Sobre esta emoción universal se han pronunciado pensadores de la talla del danés Søren Kierkegaard (1813-1855) o de Zygmut Bauman (1925-2017).

El primero, por ejemplo, escribió en 1844 un tratado filosófico titulado El concepto de la angustia, en el que señaló que los humanos estamos suspendidos en una paradoja entre nuestra propia mortalidad o finitud, y la infinitud que se nos revela de una u otra manera.  De la imposibilidad de resolver este dilema es que surge la angustia, a la cual definió como el “vértigo de la libertad”.

El polaco Bauman es otro filósofo indispensable para entender el mundo actual. En títulos como Modernidad líquida (2000), Vida líquida (2005) o Miedo líquido (2006) explica que nuestra sociedad es veloz y tan fluida como un líquido. En nuestros tiempos, lo impermanente es cada día más palpable y esto, de nuevo, nos genera angustia.

Por último, el filósofo surcoreano Byung-Chul Han habla de la época de las “no-cosas”, abundando que: “…hoy, el mundo se vacía de cosas y se llena de una información tan inquietante como las voces sin cuerpo. La digitalización desmaterializa y descorporeiza el mundo. También suprime los recuerdos. En lugar de guardar recuerdos, almacenamos inmensas cantidades de datos”.

Así la situación, ¿es Cheems un ejemplo, o quizás, un emblema de nuestra sociedad angustiosa —y angustiante—, líquida y repleta de “no-cosas”? ¿O es, simple y sencillamente, una interpretación de una imagen chistosa de internet?

La foto de Cheems que dio origen a todo

No cabe duda de que cada época tiene a su perrito emblemático: en las décadas de 1940 y 1950, fue el adorable Lassie; en los ochenta, Benji; en los noventa, gracias a la saga de los Hombres de negro, fueron los pugs. Y en estos tiempos posmodernos, una época de eterna ansiedad en la que las redes sociales nos informan —y malinforman— a velocidad vertiginosa, el can por excelencia es Cheems. Y eso, en sus propias palabras, es “bomnito”…

Si te gustó este artículo, podría interesarte…

Consejos para no perder la cabeza con las noticias

Consejos para no perder la cabeza con las noticias

Además de los miles de infectados y de fallecidos que ha dejado tras de sí la pandemia de coronavirus, quienes seguimos los acontecimientos…
Series y documentales de Netflix para volarte la cabeza

Series y documentales de Netflix para volarte la cabeza

En esta segunda década del siglo XXI, quienes nos dedicamos a contar historias sabemos que las nuevas narrativas, más que en los libros…