Search

Diseños revolucionarios de la historia —primera parte—

Diseños revolucionarios de la historia —primera parte—
Alan Flores Soto

Alan Flores Soto

Creatividad

El malogrado genio innovador Steve Jobs dijo alguna vez: “Las personas piensan que el diseño es una capa, una simple decoración; para mí, nada es más importante en el futuro que el diseño. El diseño es el alma de todo lo creado por el hombre”. Con esta idea en mente, revisaremos la historia de cuatro objetos de uso cotidiano cuyo diseño fue revolucionario en su tiempo, junto con unos datos curiosos sobre estos particulares artefactos. [1]

Lentes de sol Ray-Ban

Lentes Ray-Ban

Los lentes de sol Aviator, de la marca Ray-Ban, son indiscutiblemente un básico de la moda. Este modelo icónico fue diseñado en 1936 por la empresa de artículos ópticos Bausch & Lomb, como un encargo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, pues sus pilotos necesitaban unos lentes que protegieran su vista de los rayos del sol y, al mismo tiempo, no obstruyeran su visibilidad. Fue así que los científicos de la empresa desarrollaron un lente especial de color verde oscuro en forma de gota, el cual protegía los ojos de los rayos solares, al tiempo que filtraba los rayos UV e infrarrojos, incluso al momento de voltear a ver los controles del avión, gracias a su peculiar diseño. Aunque el modelo fue puesto a la venta un año después, fue hasta 1944 cuando se popularizó gracias al general Douglas MacArthur, quien lucía unos Ray-Ban Aviator cuando aterrizó en una playa en las Filipinas durante la Segunda Guerra Mundial, y su foto apareció en los periódicos de todo el mundo. A partir de ese momento, la demanda por los Aviator creció y su armazón dorado con lentes verdes pronto cubriría los ojos de miles de personas comunes y de algunas grandes celebridades.

Dato curioso: Una de las primeras estrellas de cine masculinas que popularizó los Ray-Ban Aviator fue Humphrey Bogart. Después, en la década de los ochenta, Tom Cruise reviviría la fiebre por estos lentes en Top Gun (1987).

Tenis Converse All Star

Tenis Converse All Star

En 1908, Marquis Mills Converse fundó en Massachusetts, Estados Unidos, una fábrica de nombre Converse Rubber Shoe Company, la cual producía calzado invernal que se vendía en tiendas de menudeo. Diez años más tarde, Marquis decidió crear un calzado deportivo para los jugadores de basquetbol, un deporte que había sido creado en la ciudad de Springfield por dos profesores de la YMCA, y que estaba ganando popularidad. Con un diseño sencillo, confeccionado en lona con suela de caucho, nació el primer modelo de los Converse All Star.

Éste fue bien aceptado por el público, pero su verdadero éxito vino cuando el ex basquetbolista Chuck Taylor solicitó trabajo en Converse: Taylor mejoró algunas fallas del diseño original, añadió un parche para proteger los tobillos, propuso un material distinto en la suela y se dedicó a hacer giras de promoción a lo largo de los Estados Unidos; por esa razón, su nombre se añadió en el parche exterior del zapato. El calzado se convirtió rápidamente en el preferido de los jugadores, y hoy día el icónico tenis forma parte de la cultura popular.

Dato Curioso: En 1936, la selección olímpica de basquetbol de los Estados Unidos acudió a la olimpiada de Berlín usando sus infaltables Converse All Star.

BotellaContour de Coca-Cola

Botella Contour de Coca-Cola

La Coca-Cola fue creada en Atlanta en 1886, como un jarabe, por el farmacéutico John S. Pemberton; después, fue comercializada por la farmacia Jacobs como una bebida refrescante —el contador de Pemberton, Frank Robinson, fue quien ideó el nombre y diseñó el logotipo con su propia caligrafía. Para finales del siglo XIX, Coca-Cola era una compañía con presencia en todo el territorio estadounidense y pertenecía a Asa Candler, a quien Pemberton había vendido los derechos. En 1899, Benjamin Thomas y Joseph Whitehead, dos jóvenes abogados, le propusieron a Candler embotellar su bebida, que hasta entonces se vendía sólo en fuentes de sodas. A Candler le pareció tan absurda la idea que les vendió los derechos exclusivos para embotellar Coca-Cola por tan sólo un dólar.

La primera botella era de vidrio, con dos lados rectos y un tapón de metal llamadoHutchinson, y resultó un éxito. A inicios del siglo XX el diseño se refinó, curveando los lados rectos, dándole un tono ámbar y añadiendo una calcomanía en forma de diamante para sobresalir de la competencia. Sin embargo, como la misma botella era usada por otras marcas, surgieron un sinfín de imitadores. Por esta razón, en 1915 la empresa Glass Company —una embotelladora de Terre Haute, Indiana— convocó a un concurso nacional para diseñar una nueva botella que distinguiera a Coca-Cola de sus imitadores, bajo la premisa de “un diseño tan característico que pueda ser reconocido con sólo tocarlo y tan único que pueda identificarse aún hecho trizas en el suelo”. El ganador fue un inmigrante sueco llamado Alexander Samuelsson, quien trabajaba en la misma Root Glass Company.

Samuelsson diseñó una botella de formas redondeadas, inspirada en la vaina del cacao, y con el logo de Coca-Cola grabado. No obstante, este diseño nunca fue producido en masa, pues tenía fallas que lo hacían inestable; aun así, sirvió de base para la creación de la botella que se patentó en 1915 con el nombre de Contour. En 1950, dicha botella apareció en la portada de la revista Time, convirtiéndose en el primer producto en aparecer en la portada de esta publicación —Robert Woodruff, a la sazón presidente de Coca-Cola, se negó a aparecer en la publicación, argumentando que la marca era más importante que él. Así fue que, en 2015, la botella Contour de Coca-Cola cumplió cien años y, junto con el logo y el rojo de Coca-Cola, es emblema de la bebida más conocida del mundo.

Dato Curioso: En su obra La poesía de América (1943), Salvador Dalí incorporó una botella Contour como símbolo de la cultura estadounidense. A la postre otros artistas, como Andy Warhol y Robert Rauschenberg, harían lo mismo.

El teléfono celular iPhone

El teléfono celular iPhone

A pesar de que Apple Computer Inc. había sido responsable de varios de los productos más revolucionarios de la industria de la computación, la música y la televisión —es decir, la Macintosh, el iPod y el Apple TV, respectivamente—, no tenía experiencia alguna en la fabricación y diseño de teléfonos móviles. No obstante, en 2007 Steve Jobs presentó su primer modelo de iPhone. La respuesta general de los líderes de la industria fue que Jobs y Apple se habían vuelto locos. Steve Ballmer, CEO de Microsoft, reaccionó diciendo: “¡500 dólares! ¡El teléfono más caro del mundo! Además, no está enfocado a los empresarios pues no tiene teclado y, por lo tanto, no sirve para enviar correos. Nosotros vendemos millones de teléfonos al año y Apple vende cero teléfonos al año, veremos el año próximo cómo va la competencia”.

Pero lo que Ballmer y toda la industria móvil no esperaban era que, a partir de ese día, el iPhone se convirtiera indiscutiblemente en el producto líder del mercado de los smartphones. Jobs se centró en mejorar la experiencia del usuario mediante un diseño sencillo que va más allá del aspecto estético: sustituyó el teclado físico por una pantalla multitouch con un único botón llamado Home, y usó una interfaz que hace que su uso sea mucho más intuitivo y sencillo para un consumidor neófito. El resultado fue la combinación perfecta entre un iPod, un teléfono y un navegador de internet. Tras su lanzamiento, el iPhone tuvo un recibimiento sin precedentes y, además del éxito económico, cambió la manera en que se concebían los smartphones. Actualmente, el iPhone representa casi las dos terceras partes de los ingresos por ventas de Apple y desde su presentación se han vendido más de 100 millones de unidades.

Dato curioso: se ha anunciado que el nuevo modelo de iPhone se presentará en el otoño de 2017; algunos sitios y publicaciones especializados en tecnología especulan que, entre sus características, el nuevo iPhone no tendrá un botón de Home físico, carecerá de orillas y contará con un pantalla de mucha mayor resolución.

Cierre artículo

[1] Agradezco la ayuda que Julieta Nicole Saez me proporcionó para la realización de este texto.

Recibe noticias de este blog