¿Qué nos traerá 2022, el año del tigre en el horóscopo chino?

¿Qué nos traerá 2022, el año del tigre en el horóscopo chino?

Fabio Cupul Magaña

Fabio Cupul Magaña

Inspiración

La idea general que la mayoría de las personas tiene sobre el zodiaco se remonta, al menos, cuatro mil años en la historia mitológica de la humanidad. En ella, una enorme ruleta imaginaria divide anualmente los cielos en doce constelaciones o signos, cada uno de los cuales tiene sus propias características que, sumadas al efecto provocado por el deambular del Sol, la Luna y los planetas en los límites de sus espacios astronómicos —las llamadas “casas”—, afectan poderosamente la estructura psíquica y física de las personas nacidas bajo su regencia.

Versiones distintas de esta rueda o ruleta de constelaciones se encuentran en distintas culturas antiguas alrededor del mundo, desde Egipto, la India, Asia, Grecia, Roma y hasta en América. Para todas ellas, el zodiaco era mucho más que una herramienta para interpretar el comportamiento humano a partir del cosmos, pues de él dependían para medir el tiempo, importante dimensión al definir las estaciones del año, los ciclos agrícolas y las festividades en honor de las deidades.

La palabra zodiaco —que nace en el seno de la astrología, la añeja tatarabuela de la moderna astronomía— proviene del griego zôion y significa “figura, imagen o animal” pues, de hecho, siete de los doce signos son animales; horóscopo, por su parte, deriva del griego hōroskopos, significa “observar la hora” y refiere a un texto que, además de contener una colección de datos astronómicos relativos a la fecha de nacimiento, predice y describe el futuro de una persona.

Horóscopo

Los primeros horóscopos —o protohoróscopos— datan del siglo IV de nuestra era en la antigua Babilonia, aunque fueron los griegos quienes sistematizaron la técnica que hasta el día de hoy nos permite disfrutarlos como pasatiempo en las páginas de un diario o en la sección esotérica de un programa televisivo. El hecho de que un horóscopo nos ofrezca la posibilidad de dar un vistazo al futuro es realmente seductor, pues nos permite usar la creatividad para tomar las mejores decisiones, anticipándonos a lo que está por venir.

El horóscopo occidental, que incluye los signos zodiacales de Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpión, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis, tiene como contraparte oriental al llamado horóscopo chino que, a pesar de tener el mismo número de signos y de igualmente haber sido usado en sus orígenes para cronometrar el tiempo, es totalmente diferente pues se basa en ciclos lunares y cada año es consagrado a un signo en particular.

Una leyenda extendida por el Oriente cuenta que, cuando el Buda estaba próximo a fallecer hace más de dos mil quinientos años, éste convocó a todos los animales de la Tierra para dejarles testimonio de su última voluntad. El primero en llegar a la cita fue la Rata, de ahí que ocupe el primer lugar en el horóscopo chino; otras once especies acudieron a la invitación y a cada una se le consagró un año: Buey (Búfalo), Tigre, Gato (Conejo), Dragón, Serpiente, Caballo, Cabra, Mono, Gallo, Perro y Cerdo (Jabalí).

Así, cada animal que gobierna un año impregnará e influenciará de forma decidida la personalidad de quienes nacen en sus cuatro estaciones. El carácter del sujeto también estará condicionado por la filosofía taoísta del Yin y el Yang, la hora del nacimiento y los cinco elementos que componen el universo: metal, madera, agua, fuego y tierra. Asimismo, el arte adivinatorio del horóscopo en ocasiones va de la mano con el libro augural chino del I Ching.

Horóscopo chino

¿Y qué nos traerá el 2022?

2022 será el año consagrado al Tigre —Hŭ, en chino—, pero no a cualquiera, sino al de agua. El Tigre tiene un lugar destacado en la mitología y cultura chinas por ser “el rey de los animales” y una de sus deidades más arcaicas; es apreciado por su fuerza y su majestuosidad, al grado de considerársele un guardián protector al devorar malos espíritus.

En el horóscopo chino, uno es Tigre si nació en los años 1902, 1914, 1926, 1938, 1950, 1962, 1974, 1986, 1998, 2010 y, por supuesto, en 2022, específicamente entre el 1 de febrero —inicio del año chino— y el 21 de enero del 2023. Su color es el púrpura, y su gema, la amatista; el este noreste es su dirección de feng shui y su flor es la violeta, con el siete como número de la suerte.

2022, año del Tigre

Los nacidos bajo el amparo de la casa del Tigre poseen tres grandes cualidades: coraje, entusiasmo y protección; pero los tigres “no iluminados” son descuidados, rebeldes e indisciplinados. A pesar de ello, nunca colapsan porque siempre encuentran la manera de volver a levantarse y tener éxito a largo plazo. Asimismo, son compatibles con el Cerdo e incompatibles con el Mono.

La astróloga, poeta y actriz argentina Ludovica Squirru Dari, y la psicoastróloga y escritora chilena Ángeles Lasso coinciden en predecir que el 2022 será un año de cambios extremos en tecnología, ambiente y sociedad, por lo que el valor y la firmeza que definen al Tigre serán de gran ayuda para encararlo con éxito.

Pero a pesar de lo que nos depare el 2022 —heredero tanto de terribles afecciones como de bellas manifestaciones de solidaridad—, no es recomendable sentarnos a esperar pasivamente el futuro que los astros nos han delineado, sino realizar todas las acciones posibles para que, junto con ellos y los elementos que nos rodean, nos volvamos coautores de nuestro destino.

Cierre artículo

Si te gustó este artículo, podría interesarte…

¿Qué celebra la Navidad?

¿Qué celebra la Navidad?

La Navidad —palabra que deriva de ‘natividad’ y significa ‘nacimiento’— es una celebración cristiana. Sé que esta obviedad, para algunos…
La férrea convicción de Juana de Arco

La férrea convicción de Juana de Arco

Hacia el final de la película ‘V for Vendetta’, el icónico antihéroe con máscara de Guy Fawkes alecciona a su brutal agresor con…