Search

¿De dónde vienen los colores de las pinturas?

¿De dónde vienen los colores de las pinturas?
Carla María Durán Ugalde

Carla María Durán Ugalde

Creatividad

Hace unos 45 mil años, un grupo de Homo sapiens pintó cerdos en las paredes de una cueva en Indonesia; para hacerlo, usaron un pigmento color rojo ocre que se considera una de las primeras muestras de pintura en el mundo. Hechos artísticos como este nos reiteran que, desde que la humanidad existe, hemos buscado los medios para expresarnos y, desde los días en que plasmábamos animales en una cueva, para crear arte hemos fabricado una amplia gama de pinturas de colores que cada día son más duraderas. Pero, ¿cómo se obtienen colores tan caprichosos como el violeta, el azul cobalto o el naranja fosforescente?

Pintura rupestre

Al hablar de pintura, nos referimos a la mezcla de un pigmento con un medio; el color lo aporta el pigmento, mientras que la consistencia y la durabilidad dependerá del medio, así como de los aditivos que se le añadan para que cumpla con un propósito en particular: el óleo, por ejemplo, se compone principalmente de aceite y pigmento; los óleos de mayor calidad pueden contener hasta 75% de pigmento y suelen ser de los más caros por su durabilidad, por la precisión de sus tonos y porque permiten al artista pasar años trabajando en una pintura. En contraste, la pintura acrílica está compuesta de resina acrílica, aglutinante y pigmento; es una pintura duradera, pero seca más rápido que el óleo y resulta muy difícil trabajarla en capas. Por último, los crayones —los favoritos de los niños— están hechos de parafina, pigmentos y aditivos para endurecer sin afectar la transferencia de color.

En estos ejemplos, resulta fácil identificar los medios, pues suelen ser ingredientes comunes o químicos muy específicos, pero la pregunta que persiste es: ¿de dónde provienen los pigmentos que aportan el color? Y éste es, de hecho, el meollo del asunto, pues muchos pigmentos son difíciles de descubrir y de encontrar, y es en el proceso para incorporarlos donde radica la complejidad de fabricar pintura.

Las primeras pinturas provenían de los materiales que se tenían a la mano: arcillas, barros y cenizas que eran mezclados con agua y medios aceitosos o grasosos. Este tipo de pinturas eran totalmente orgánicas y se usaron durante muchos siglos. Fue en el Renacimiento europeo que se empezó a experimentar con ingredientes, se popularizó la pintura al óleo y los artistas mezclaban pigmentos de extravagantes procedencias con distintos aceites para lograr colores vivos y duraderos.

El azul ultramar era especialmente valorado durante el Renacimiento

Por ejemplo, el amarillo indio se obtenía de la orina de vacas indias que eran alimentadas exclusivamente con hojas de mango, mientras que el negro humo de hollín se obtenía con las cenizas de huesos calcinados. El siena natural de tierra, como el que se observa en las pinturas rupestres, no es sino tierra con un alto contenido de óxido de hierro y óxido de magnesio que, en estado natural, presenta un color amarillo cobrizo, pero al calentarse se torna café rojizo y se le llama siena tostado.

Otro color más vibrante, el azul ultramar —así llamado porque se llevaba a Europa vía marítima desde Asia—, era especialmente valorado durante el Renacimiento; éste se obtiene a partir del polvo de una piedra semipreciosa llamada lapislázuli y era tan caro que se reservaba para las ropas de la Virgen María. Por su parte, el púrpura de Tiro provenía de una secreción de caracoles marinos carnívoros; se decía que para obtener un gramo se necesitaban nueve mil moluscos, por lo que su valor era altísimo y sólo podían costearlo la realeza y los nobles, quienes teñían sus túnicas con este pigmento como símbolo de poder y riquezas.

Otro ejemplo es el color conocido como “rojo cardenalicio” o carmesí, que se obtenía moliendo los cuerpos deshidratados de las hembras de una especie de insecto del género Kermes —por eso también se le conoce como quermes o kermes— y de la famosa grana cochinilla. Pero sin duda el ingrediente más exótico para crear pigmentos es el cuerpo de las momias, usadas por un tiempo para crear el llamado “marrón momia”.

Ejemplo de "rojo cardenalicio" o carmesí

El problema con todos estos pigmentos naturales fue que, como todos los recursos orgánicos, es difícil satisfacer la demanda sin agotar la materia prima. Por ello, actualmente muchos pigmentos son sintéticos, lo cual no significa que ya no tienen un origen natural, sino que provienen de minerales que, para obtener los colores vivos y duraderos que conocemos, son sometidos a procesos de laboratorio que pueden ser muy complejos. Por ejemplo, para lograr el azul cobalto hoy en día no necesitamos partículas de lapislázuli, pero sí calentar ciertos componentes hasta alcanzar una temperatura de 1200 grados centígrados.

Muchos de los procesos e ingredientes de las pinturas son secretos de fábrica, pero otros son ingredientes comunes en la industria: por ejemplo, el dióxido de titanio es el pigmento blanco por excelencia y también funciona como aditivo para opacar o aclarar otros colores. Las partículas de carbón se usan para crear el pigmento negro y el dióxido de hierro crea tonalidades terracota; los compuestos de cadmio generan amarillos, rojos y anaranjados brillantes, mientras que las ftalocianinas de cobre crean verdes y azules saturados.

Estos pigmentos no sólo son pulverizados hasta convertirse en un fino polvo; la mayoría de las fábricas crean “pigmentos laca”, compuestos por un colorante mineral molido y aglutinantes que, en el caso del cromo o del cobalto, pueden ser de sales minerales. En conclusión, aunque la fabricación de pigmentos implica complicados procesos físicos y químicos, al final del día tanto los minerales como sus ingredientes orgánicos provienen de la naturaleza; así, al mezclar éstos para producir pinturas que nos permiten recrear el mundo y nuestras imágenes interiores, estamos siguiendo las huellas de nuestros antepasados que, hace casi quinientos siglos, hicieron lo mismo con trozos de carbón y puñados de tierra rojiza.

Cierre artículo

Recibe noticias de este blog