Criaturas fantásticas

Criaturas fantásticas

Fausto Broca

Fausto Broca

Miscelánea

Nuestra imaginación es una paleta llena de ideas, sueños, colores, sonidos, recuerdos, miedos, ilusiones y anhelos. Con ella pintamos toda clase de historias y seres en los que reflejamos la complejidad de los rasgos humanos. Mundos imaginarios flotan en nuestra mente y sus extraños personajes protagonizan mitos, cuyos ecos perduran hasta nuestros días.

Todo tipo de seres conforman este fantástico reino de criaturas imaginarias presentes en la mitología, las leyendas tradicionales, el folclor y la cultura popular de diversas civilizaciones. Muchos de estos engendros míticos son la combinación de varios animales, incluyendo al ser humano. A lo largo de la historia, estos entes han sido representados no sólo en las letras, sino también en la pintura, la escultura, la arquitectura, la heráldica y el séptimo arte.

Las características humanas y los poderes sobrenaturales que se le adjudican a cada espécimen imaginario les añade un atractivo especial, sobre todo para la literatura y el cine. Enseguida, enlistaré a tres de las entidades fantásticas más representativas en su género.

El dragón

Dragón

Los reptiles fueron la clase de animales más abundantes en el mesozoico, periodo en el que surgieron los dinosaurios, mucho antes de la aparición del ser humano en la Tierra. Quizás esta longevidad les aporta cierto encanto ante nuestra imaginación y por eso los dotamos de alas, los hacemos volar en nuestras fantásticas historias y los llamamos “dragones”.

Los dragones son una de las razas fantásticas más antiguas y con mayor presencia en las mitologías de todo el mundo. Son seres solitarios que a menudo se refugian en guaridas donde custodian los más valiosos tesoros. Sus dimensiones son monumentales, cuentan con cualidades mágicas y se clasifican por su origen, el color de sus escamas o hasta su edad.

El nivel de su inteligencia es variable: pueden tener una astucia elemental o hasta una brillante genialidad; su percepción sensorial está muy desarrollada y algunos de ellos son capaces de detectar incluso seres invisibles. Su arma principal —además de sus garras, sus enormes fauces, sus gigantescas alas y su poderosa cola— es su aliento.

Un dragón, dependiendo de su especie, puede escupir lenguas de fuego, ácido, veneno o descargas eléctricas. Por si fuera poco, también pueden lanzar maldiciones y conjuros mágicos. Y aunque en la fantasía unos muestran compasión o sabiduría, lo más frecuente es que el dragón sea un ser malvado.

La quimera

Quimera

Este fabuloso monstruo jugó un papel importante en la mitología griega como un peligroso ser que engullía animales y aterrorizaba poblados. En la mitología china a veces era representado como un cuadrúpedo alado con barbas de chivo, o como un símbolo asociado al mundo espiritual.

Algunos, equivocadamente, piensan que se trata de una criatura que no es hombre ni mujer, pero no es así. Este abominable ser con una o tres cabezas —dependiendo de la fuente que consultes— es una combinación entre un león, un macho cabrío y un reptil, que con frecuencia es un dragón, aunque a veces es también representado por una serpiente.

El lenguaje de una quimera es mágico, truculento y selectivo. Sus híbridas características están asociadas a los seres que la conforman. Las proporciones entre sus partes pueden ser variables y su estilo de vida dependerá de la parte dominante de la quimera: por ejemplo, la parte de dragón se inclina por vivir en soledad, pero su parte leonina prefiere la convivencia con la manada.

La quimera es una criatura especialmente sanguinaria. Suele alimentarse cazando animales, aunque en épocas de carencia sobrevive comiendo hierbas en los prados, gracias a su cabeza de cabra. Además, es un ser muy peligroso, pues cuenta con poderosas características como las garras del león, los cuernos de la cabra y los poderes incendiarios del dragón, del cual hereda también su afán por acumular tesoros.

El kraken

Kraken

En la época cuando los mares eran navegados en barcos de vela, los temores y el nerviosismo de los navegantes se asociaban con la aparición de seres espantosos como este, que es protagonista de leyendas en el folclor escandinavo, y ha aparecido en novelas y narraciones fantásticas.

El kraken es un gigantesco monstruo submarino que habita en los abismos de los océanos y es, quizás, el más poderoso de las profundidades. Su apariencia es similar a la de un colosal cefalópodo, pues cuenta con numerosas extremidades —dos de ellas particularmente afiladas— y unos gigantescos ojos con los que detecta cualquier movimiento a su alrededor.

Su descomunal tamaño es tal que en ocasiones emerge a la superficie y simula ser una isla, e incluso puede superar en talla a los dragones. Cuando aparece, de nada sirve intentar escapar, pues una vez que ha detectado a su víctima, la golpea con sus poderosos tentáculos y la arrastra a sus titánicas fauces para devorarla. A veces conserva algunos cadáveres en sus escondites favoritos: cavernas ubicadas en los precipicios del fondo del mar.

Cuenta la mitología que el kraken habita en las aguas cercanas a las costas del Atlántico Norte y de Noruega, y que otra de sus habilidades es la expulsión de tinta negra para escapar de otro violento kraken. O al menos así se explicaban los pueblos del norte el oscurecimiento eventual de algunas zonas oceánicas en aquellas latitudes. Ahora, imagina una criatura que combine objetos, plantas y animales. ¿Cómo la llamarías y qué poderes especiales tendría?

Cierre artículo

Si te gustó este artículo, podría interesarte…

Lugares santos alrededor del mundo, parte I

Lugares santos alrededor del mundo, parte I

Somos los humanos quienes habitamos este planeta, junto con toda la diversidad de especies con las que compartimos la vida. Pero, a cada tanto, en…
¿Los exes pueden ser amigos?

¿Los exes pueden ser amigos?

Cuando estaba a punto de escribirle, vi la piel de mis manos. No me había dado cuenta de lo seca que estaba. Tan seca como el lugar…