‘El libro del cementerio’ de Neil Gaiman, una tierna historia de terror

‘El libro del cementerio’ de Neil Gaiman, una tierna historia de terror

Kin Navarro Reza

Kin Navarro Reza [1]

Miscelánea

Inspirado por una de las novelas inglesas más reconocidas del siglo XX —El libro de las tierras vírgenes de Rudyard Kipling—, Neil Gaiman, legendario autor de obras maestras del arte secuencial como The Sandman, ahonda en su faceta de novelista al traernos El libro del cementerio.

La historia comienza cuando un bebé escapa milagrosamente del hombre que acaba de matar a toda su familia; lo único que lo separa de la muerte se oculta en las sombras, al cobijo de la noche. Este inusual niño tendrá que aprender a vivir dentro del cementerio, ayudado por sus padres adoptivos —los Owens—, un par de fantasmas decimonónicos, y su simpático y atemorizante tutor —Silas—, un hombre que, sin estar vivo ni muerto, lo ayudará a sobrevivir entre las lápidas.

Esta novela juvenil nos invita a experimentar junto a nuestro protagonista, llamado “Nadie”, el mundo más allá de la vida, el abominable ámbito de los vivos y las criaturas de la noche para atestiguar como, contra toda esperanza, el afecto se da hasta en los rincones más oscuros.

Nadie crece entre peligros mortales e inmortales, misterios milenarios y secretos bien guardados. Toda clase de sorpresas se esconden en cada página de esta ágil, inteligente y entretenida novela. Lejos de ser un tenebroso recorrido, y sin estar exenta de sangrientos momentos y horrendos personajes, se trata de una tierna afirmación de cariño por parte del novelista a su hija, quien le inspiró la historia.

La trama se presenta de manera capitular, con sutileza en el desarrollo de los personajes que, en un par de plumazos, terminan por ser entrañables —la especialidad de su autor. El ambiente es característicamente inglés; el antiguo cementerio, la niebla y un gélido viento invaden cada rincón del pequeño pueblo de este relato. Los elementos que nos muestra son al mismo tiempo familiares y sorpresivos bajo la pluma de Gaiman. Su bien conocida inclinación por los temas macabros rinde frutos de nuevo, ahora con un tono y un estilo más aptos para el gusto tanto de adolescentes como de adultos.

Esto último hay que decirlo, puesto que algunas de sus otras obras no son tan amigables con los lectores de estómago sensible, como pasa con algunos capítulos de The Sandman que, dicho sea de paso, fue editada bajo el sello Vertigo, sección de DC cómics especializada en historias para públicos mayores. Curiosamente, esta novela también ha sido adaptada a novela gráfica y se llevará al cine de la mano de Henry Selick, el director de Coraline y El extraño Mundo de Jack.

Regresando a la novela, la traducción a cargo de Mónica Faerna es muy disfrutable y la historia es una excelente opción para quienes quieran asomarse al interior de las tumbas sin salir (tan) aterrados. Por si fuera poco, ha sido merecedora de varios premios, entre los que destaca el Hugo a la mejor novela de fantasía o ciencia ficción. Publicada por el sello español Roca Editorial, vale todo el tiempo que uno tarda en atravesar sus apenas nueve capítulos, que dejan con ganas de una secuela.

[1] Kin Navarro Reza (Puebla, 1986). Estudió Lengua y Literatura Histpánicas en la UNAM, también se formó como guionsta en el CCC. Su primera colaboración cinematográfica se encuentra en postproducción. Prepara diversos proyectos artísticos.

Si te gustó este artículo, podría interesarte…

Alimentos para tu cerebro

Alimentos para tu cerebro

Por décadas, las ideas sobre la alimentación y la dieta han estado estrechamente ligadas a números en la báscula y en la cinta métrica…
¿Cómo se hacen las vacunas? —y por qué toma tanto tiempo obtenerlas—

¿Cómo se hacen las vacunas? —y por qué toma tanto tiempo obtenerlas—

En estos días, debido a la emergencia sanitaria por la que atraviesa el planeta por el coronavirus, una pregunta es recurrente: ¿cuánto…